13.9.13

Momentos...

Los cálidos recuerdos de verano me llenan el corazón y en mi cara se dibuja una sonrisa de oreja a oreja. Me siento feliz!
No me importa empezar las rutinas y el trabajo, para mi es un motor que se pone en marcha y y activa la mente y el cuerpo.
Las pequeñas maderas castigadas por el mar ahora forman una quirnalda - un pequeño recuerdo echo por mi que me permite soñar y recordar con mucho mimo días de verano!




6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Herminia! Cosas de inspiración je je je!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. El viaje a Cadaques me ha dejado muy inspirada y al llegar a casa los palos se convirtieron en esa guirnalda - recuerdo único más allá del clásico imán o postales!

      Eliminar
  3. Qué bonito!!!! Me encantan esas maderas desgastadas, tienen mil usos.
    Un beso y feliz vuleta a la rutina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo he pensado yo je je je cuando encontré en una cala pequeña estos tesoros! Besos!

      Eliminar